5 Trucos cuando tenemos las encías inflamadas como

A veces, las encías se inflaman provocando que sobresalgan y que cambien de color a un tono más rojizo. Esto puede causar bastantes molestias e incluso provocar que sangres cuando te cepillas los dientes o usas hilo dental.

Lo cierto es que el tener las encías hinchadas no es algo tan extraño, de hecho se puede deber a varias causas como por ejemplo el embarazo, un déficit de vitaminas, la gingivitis o una infección, entre otros.

Las encías inflamadas pueden deberse a diversas causas

Aloe Vera

Esta planta tiene grandes beneficios y de hecho posee propiedades antifúngicas, antiinflamatorias, antibacterianas y cicatrizantes. Lo que tienes que hacer es cortar la planta en trozos y frotar por las encías durante unos minutos, y luego enjuagarlo con agua. Sigue con el proceso las veces que necesites al día hasta que notes que tus encías están mejorando.

Limón

El limón tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias con lo cual si tu inflamación es provocada por bacterias esto te puede ayudar. Mezcla el jugo del limón con agua tibia y úsalo como enjuague tantas veces necesites hasta que el problema se solucione.

Cúrcuma

Esta especia también posee propiedades antiinflamatorias y evita que las bacterias que puedas tener en la boca se propaguen. Para este remedio tienes que mezclar un poco de cúrcuma en polvo con otro poco de agua para crear una pasta que luego tendrás que frotar por las zonas problemáticas. Déjalo reposar durante 5 minutos y luego enjuaga la boca.

Jengibre

Al igual que los otros ingredientes que hemos mencionado anteriormente, tiene propiedades antiinflamatorias, pero además posee características antioxidantes lo que va a mejorar la salud de tus encías.

Para usarlo, tienes que triturar un poco de jengibre y mezclarlo con un poco de sal para crear una especie de pasta que tienes que dejar reposar durante aproximadamente 10 minutos y luego retirarla.

Agua con sal

Es un buen remedio ya que la sal tiene propiedades antisépticas. Lo que tienes que hacer es calentar un poco el agua hasta que esté tibia y echarle una o dos cucharadas de sal (si es marina mejor). Luego procede a usarlo como si fuese enjuague bucal dos veces al día hasta que notes mejoría.

Si te gusto el articulo compartelo con tus amigos y familiares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.