La caída de cabello puede deberse a una enfermedad intestinal que muchos tienen sin saberlo

La pérdida excesiva de cabello puede deberse a diferentes factores, que van desde la mala alimentación y el consumo de drogas a problemas de salud más serios tales como disfunción en la tiroides o enfermedades autoinmunes.

Pero lo que muy pocos saben es que la caída del cabello puede estar estrechamente asociada a una enfermedad intestinal bastante común que pocos logran identificar fácilmente.

Enfermedades en el intestino pueden causar la caída del cabello

La inflamación continua de la totalidad o parte del tracto digestivo es característica de enfermedades inflamatorias intestinales (DII), un problema que perjudica significativamente la vida del 78 % de los pacientes. La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son los tipos más comunes.

De acuerdo con Marta Machado, gastroenteróloga y presidente de la Asociación Brasileña de Colitis Ulcerativa y Enfermedad de Crohn, los síntomas de las DII pueden confundirse con los de otras enfermedades más simples y, por eso, conocer las características particulares y buscar la evaluación médica es fundamental.
El dolor abdominal está presente cuando la enfermedad se desarrolla y el paciente puede tener cuadros de fiebre. Además, los principales signos de las enfermedades son diarrea o estreñimiento, presencia de sangre o moco en las heces y distensión abdominal.

Es importante saber que las DII no solo presentan señales en el tracto gastrointestinal, pueden además causar inflamaciones en el ojo y en las articulaciones, heridas en la piel, trombosis, pérdida de peso, caída de cabello, entre otros problemas.

La doctora explica que, en el caso de la caída del cabello, el problema es provocado por cuestiones secundarias como la desnutrición, la falta de vitaminas o como efecto colateral de alguna medicación.

Enfermedades inflamatorias intestinales: diagnóstico y tratamiento
mujer doctora consultorio medico

El diagnóstico de DII involucra varios análisis por historia clínica completa, exámenes físicos y de laboratorio, incluyendo estudios deimagen endoscópica y radiológica.

Hay varias opciones de terapias, y la elección del tratamiento indicado para cada paciente depende de la gravedad y de la localización de la enfermedad después de una cuidadosa evaluación médica, afirma la profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.