Cómo usar bicarbonato de sodio para lavar el 96% de todos los pesticidas tóxicos de sus frutas y verduras

El bicarbonato de sodio es un producto mágico con tantos usos prácticos, como curar la acidez estomacal, limpiar la ropa blanca, y ahora, una nueva investigación ha descubierto que este maravilloso ingrediente puede eliminar hasta el 96% de los pesticidas de las frutas y verduras.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Massachusetts realizó un estudio sobre las manzanas de gala para determinar la eficacia del bicarbonato de sodio en la limpieza de las frutas.

Durante la investigación, se aplicaron los 2 pesticidas más comunes, tiabendazol y fosmet, a las manzanas de gala orgánicas. El tiabendazol es un fungicida que se ha destacado anteriormente por su capacidad para penetrar las cáscaras de las manzanas.

Fosmet es un insecticida popular, dicen los expertos. Los científicos luego lavaron las manzanas contaminadas con 3 líquidos diferentes, que incluyen: Agua del grifo, una solución de bicarbonato de sodio y agua al 1% y una solución de cloro comercial aprobada por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

La solución de cloro comercial es el líquido más utilizado en productos de limpieza.

Los resultados han revelado que sumergir las manzanas en una solución de bicarbonato de sodio durante 2 minutos eliminó más pesticidas que un remojo de 2 minutos en la solución de cloro, o 2 minutos de enjuague con agua del grifo. Pero tomó de 12 a 15 minutos en la solución de bicarbonato de sodio para eliminar por completo los pesticidas utilizados en este estudio.

Cómo usar bicarbonato de sodio para lavar productos
El bicarbonato de sodio se puede usar para eliminar residuos de plaguicidas de vegetales y frutas de cáscara dura. Debido a que el bicarbonato de sodio es una sal alcalina, produce un lavado ecológico y efectivo.

Para usarlo, simplemente agrega unas cucharadas con bicarbonato de sodio a un recipiente con agua cuando laves tus frutas y vegetales, lo cual debe hacerse unos minutos antes de enjuagarlos con agua fresca. O bien, espolvorea un poco de bicarbonato de sodio en el producto y frota con un cepillo para productos agrícolas.

Por cierto, este método es especialmente bueno para los melones almizcle, porque sus cáscaras tienen todo tipo de rincones y grietas que les encanta atrapar los microbios y la suciedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.